Las várices y “arañitas” no son sólo un problema estético, se trata de una cuestión de salud.